El viaje a St. tropez fue una locura por donde se lo mire. Fue un viaje de mas de 18 dias, donde hicimos Pamplona, New Orleans, St. Tropez.

Así de insólito nuestro itineario. Eran épocas de dólar barato y sueños de ser los ricos del mundo.

Llegamos a St. Tropez desde Cannes (donde parábamos) y no encontramos nada.

Nos habían recomendado ir a La Voile Rouge pero al llegar nos dimos cuenta que la noche anterior se había quemado. Literalmente. El patrullero y el humo que aún salía lo confirmaba.

Salimos a patear el resto de la playa en una jornada de 7 horas de mucho sol y pocos resultados.

Teníamos que grabar glamour y no lo teníamos.

Pero al regresar a mi productor Paul se le ocurrió volver a pasar por La Voile Rouge, con Ale Funes le dijimos que estaba loco, que para qué?

El poder de reconstrucción en pos de la joda es algo serio en la costa azul, esta nota grabada esa misma tarde a las 17 hs. hace imposible pensar que ese mismo dia a la mañana ese lugar estaba desierto.

Festejamos, por la nota, porque no nos iban a cortar los viajes y por ese espejismo. El santo grial de las notas de playa, que terminó con que en la playa de los millonarios donde esa tarde el Suizo abrió 36 botellas de Cristal, alguien nos abrió la mochila y le robó a Paul su pasaporte. Al otro dia volamos a Roma sin documentos. Pero esa es otra historia….