Duro de Domar es un programa que me gusta mucho. Con gusto me enfrenté al verdadero o falso. Aquí la segunda parte.